martes, 18 de noviembre de 2008

Tiempo

Ya este fin de semana recibí otra pequeña amonestación por parte del Charlie (y ya van unas pocas).

-Es que hace tiempo que no escribes nada…
-Pero si no tengo tiempo.


Son tiempos malos para la prosa. Vivimos en un mundo de prisas, en un mundo sin tiempo a nada, o mejor, sin tiempo a nada que nos guste hacer. Estresados los primeros cinco días de la semana, siempre de un sitio para otro. Del trabajo a casa, de casa al trabajo, del trabajo al gimnasio, del gimnasio a casa. Otros, de casa a la biblioteca, de la… así es este mundo. Días de veinticuatro horas en el que el tiempo pasa lentamente pero si te pones a pensar, realmente luego no te da tiempo a hacer nada. Me entra la risa cuando oigo a políticos europeos hablar sobre que se debería aumentar el tiempo de la jornada laboral a sesenta o sesenta y cinco horas (cabecitas pensantes). Algún empresario se estará relamiendo de gusto. Si, así saldremos de la crisis (pensaran...). Todo este tiempo, los sindicatos luchando por jornadas laborales dignas y vienen unos "norte-europeos" (antisociales por naturaleza, lo llevan en la sangre, con un único pensamiento. Tener un mínimo de tiempo para hacer las maletas y venir al sur de Europa que es donde o bien por el clima, o bien por el carácter… realmente sabemos vivir) con esa brillantísima propuesta (está demostrado que a menor jornada laboral, mayor es el rendimiento del trabajador pero vamos, ellos a lo suyo). Aun así me pongo a calcular… ahora si que me faltaría tiempo.

Muchas veces oímos decir, o incluso nosotros mismos hemos dicho alguna vez

–Como viene la juventud de ahora

Pues si, revoltosa, sin valores, sin horarios, acelerada para todo... En consonancia con nuestro tiempo vamos. ¿O pensamos que nosotros no seríamos igual? Sin unos padres que les enseñen valores pues se pasan todo el tiempo fuera de casa trabajando para ganar unos euros con los que poder llegar a fin de mes debido a las innumerables facturas, el elevado precio de "la cesta de la compra", las exageradísimas hipotecas... mientras, estos jóvenes ocupan su tiempo absorbiendo todo lo que ven a su alrededor sin nadie que les diga que es lo que está bien o lo que está mal. Y luego esos padres que llegan a casa por la noche y por disfrutar de algo de tiempo para ellos, dejan a sus hijos jugando a videojuegos violentos durante tiempo y mas tiempo, o como premio por haber sabido aprovechar bien el tiempo, o simplemente para que no molesten (porque fastidia eso de llegar a casa molido y que se te ponga el hijo a gritar y a ponerse pesado) ¿Y quién tiene la culpa de todo esto?

-¿Mi hijo? Mi hijo es muy bueno. En casa se porta muy bien

Señora, su hijo en el instituto no hace más que perder el tiempo (y el de sus compañeros, por supuesto), su hijo se pasa todo el tiempo haciendo el gamberro por la calle... su hijo es un autentico desconocido para usted. Y es normal.

Perdón por todo este sin sentido pero que queréis, por falta de tiempo, llevo todo el día para escribir esto y puede que haya mezclado diversos temas.

En fin, menos mal que por aquí sólo paramos cuatro gatos. Aún así, siento haberos hecho perder el tiempo.

4 comentarios:

carmncitta dijo...

pues es cierto, no hay tiempo para nada. A mí los días se me pasan volando, de hecho este año se me ha pasado muy rápido.

Y sobre la educación, los niños, el tiempo...yo cuando le daba clases particulares a una niña lo que veía es que su único problema era que sus padres no le dedicaban ni un minuto de su tiempo, se pasaban el día currando en su negocio y cuando tenían tiempo para estar con ella la 'aparcaban' en una actividad extraescolar...en fin, la cosa está complicá :P

Charlie dijo...

Bonita forma de perder el tiempo (o de dedicarselo a los demás)... si señor.

La cosa esta muy malita, para todo. Pero siempre ha sido así. Lo que pasa es que ahora la gente se extresa más y se pierde más el tiempo en banalidades que en las cosas que de verdad merecen la pena...

Hay que saber aprovechar cada segundo que nos brinda esta vida, y saberla disfrutar con los que tienes a tu alrededor. O se vive para trabajar o se trabaja para vivir. Hay que dedicarle más tiempo a lo que de verdad merece la pena!

kela dijo...

Hombre, por supuesto que hay que aprovexar el tiempo libre en lo que te gusta y te interesa.... pero si tienes una jornada de trabajo que te deja molido... el tiempo libre que te queda lo usas en descansar. Y no vas a dejar de trabajar por hacer otra cosa, que los "eurines" con los que vivir no caen del cielo....
Besotes a los primos!!!

Eva dijo...

me siento reflejada en la primera parte totalmente!!!!!sin parar de lunes a viernes ni para respirar...y ya casi ni los fines de semana!!!!
el tiempo hay que aprovecharlo...pero como se hace eso????a mi me faltan horas en el dia! si alguien lo sabe...una solucion!!!!!!
y el futuro tmpc es k sea muy prometedor...la vida ahora es estres, estres y mas estres. no me gustaria que mis futuros hijos sean de esos niños que no ven a sus padres en todo el dia, que practicamente los educan los abuelos o las "nanys" (si te lo puedes permitir)y que sus propios padres no sepan como es, sus gustos, lo que hace o deja de hacer...unos niños k hacen lo que se les antoja sin saber distinguir apenas el bien del mal. yo kiero poder estar ahi para verlos crecer, y educarlos! disfrutar de ellos y con ellos....sera mucho pedir???????????'
esperemos k antes de k ocurra cambie todo esto y se vuelva a una vida mas trankila...sin crisis, sin tener k preocuparse por no llegar a fin de mes...una utopia verdad????
ains!voy a dejarlo ya pk escribiria aki parrafos y parrafos!
un besote

jiji, tnto hablar de falta de tiempo y mira el cacho k habeis tenido k leer....perdon