lunes, 5 de enero de 2009

Mercadillos de antigüedades

Ya llegaron. En unos sitios se han adelantado. En otros hasta mañana no llegarán. No, no me estoy refiriendo a sus majestades los Reyes Magos sino a las rebajas de invierno (me pongo a pensar y realmente no se cual de las dos es más esperada, la verdad). Gangas y más gangas, con lo que eso conlleva. Empujones, aglomeraciones… histeria colectiva en general. El truco, buscar, buscar y buscar entre estanterías y expositores. Como dice el Charlie, lo mejor está en el fondo. Y para muestra un botón. El otro día nos acercamos a Plaza, yo con la intención de comprarme ropa, pero al final me fui sin nada (he llegado a una conclusión. Lo de ser diseñador de ropa no debe ser muy difícil). Prendas y más prendas a cada cual más rara y más hortera. Hay que buscar demasiado para comprar algo y eso… eso es algo que a los hombres no nos gusta nada. De todas formas, algo positivo sacamos de ese día. Las risas que nos echamos en un momento al ver en un expositor una cantidad de productos que… que… analicemos.

Unas chancletas. Perfectas para este frio invierno, claro está (yo no saldría de casa sin unas).

Estuches. Bien niños, como este año os habéis portado tan bien, esta noche, en vez del scalextric que tanto deseabais o esa bratz con la que tanto soñabais, sus majestades os han dejado un par de estuches. Uno con el dibujo de un duende y otro con forma de neumático (que cada uno elija el que le guste)

Un vaso con pies. Ehh, siiii. El que me faltaba para terminar la colección.

Una "maquinita". (Estamos que tiramos la casa por la ventana) Este tipo de consolas son las que aparecieron a finales de los 80 y que tanto furor tuvieron entre los jóvenes de la época. Juegos como el tetris, el come cocos… está de moda lo retro, claro está.

Pulseras. Y con la cara de la Leticia Sabater cuando tenía la moza 18 años. Esto sí que es una reliquia (por lo visto no tuvieron mucho éxito si un siglo después todavía intentan vender a la desesperada todo el stock que les quedó en tienda, jejeje. En fin, de este expositor pasará directamente a las vitrinas del museo de los horrores por lo menos).

Un pomo de una puerta. Justo. Ahora solo espero encontrar los tornillos que seguro que están por aquí.

Un arbolito de plástico, bolsas de mano, perchas, adornos navideños, plantas de plástico, un varilla metálica doblada… mmmm, lo siento pero entre las pulseras y el pomo me he quedado sin palabras.

Que todo “esto” te lo encontrases en un mercadillo, o incluso en el trastero de cualquier casa lo entendería. Pero que te lo encuentres en Oportunidades del Corte Inglés. Me parece que ya sabemos quién suministra los típicos mercadillos de antigüedades

6 comentarios:

Charlie dijo...

Una auténtica ganga señores!!!

carmncitta dijo...

jajajajajaja, pues el vaso con pies me mola y el estuche neumático también xDDDDDDDDDDD

Eva dijo...

jajaja, es como el rastro k ponian en la plaza de toros...cosas inutiles e inservibles de antaño...o directamente k nadie necesitaria..o si¿? jeje
como ha podido caer tan bajo el corte ingles....

en las nubes dijo...

Paso a desearos
felices reyes :D!!!

pumuki dijo...

seguro que encontraste un buen regalo de reyes.... jajjaja,

Kela dijo...

Y la sombrilla de pelos.... parecían muchos pompones de animadoras juntos.... que risas!! casi me hago pis y todo!! no podía dejar de encanarme, hasta lloraba... y es que esto no se ve todos los días!!

Un besote a los primos!!