sábado, 20 de septiembre de 2008

La Tagliamierda

El martes por la noche fui a cenar con Yorch y Nat al restaurante La Tagliatella de Zaragoza (situada en la calle Don Jaime, una que hace esquina) para despedirnos antes de que se marchasen de vacaciones (merecidas y esperadas vacaciones por cierto, jejeje. Espero estéis disfrutando). El sitio de por si no es barato, una ensalada ronda los 12 euros, una fuente de pasta entre los 14 y los 18 euros, los postres... en fin, en principio, buen restaurante italiano (además, il Pastificcio y el Trastevere son de la misma cadena). Entramos y ya de primeras te sirven la bebida (enseguida para que ya no te escapes) acompañado de unas aceitunillas (un poco pasadas, por cierto). El aforo, martes noche, estaba a mitad de su capacidad. Hasta ahí todo normal. Lo gordo viene ahora. La sorpresa fue que después de pedir y contemplar la cara de asombro de la camarera por lo que habíamos pedido, vino el encargado del localillo para darnos dos únicas opciones, o consumir más cantidad o a la calle. Con frases como "no nos saléis rentables" o "sólo con el dinero que nos gastamos en lavar toda la mantelería...". Entre la sorpresa, la cara de tonto que se te queda... no te da tiempo a reaccionar. Lo lógico, montarles un "pollo de no te menees" (Nat estuvo exigiendo explicaciones, mientras un grupo de chicas que iban a entrar al local y después de escuchar las "alegaciones" del encargado se marcharon por donde vinieron) y pedir el libro de reclamaciones (aunque yo en su página web, en la seccion atención al cliente ya he dejado mi humilde opinion, como tambien en alguna guía de la ciudad sobre restaurantes). Me parece vulgar, patético, vergonzoso que un sitio que se las da de importante en Zaragoza vaya tratando así a su clientela. ¿Consumición mínima? Es la primera vez que me ocurre esto en un restaurante. Es como si tu vas a un supermercado y te obligan a salir de él porque sólo has comprado 5 productos. Con la cantidad de restaurantes italianos que hay en la ciudad, hacedme el favor de no ir a La Tagliamierda.
Total, que acabamos en Il Principale (detrás del teatro principal) y que un servidor no conocía. Sitio agradable, económico y la comida estaba buena. Como se suele decir, no hay mal que por bién no venga.

P.D. Los de atención al cliente del restaurante ya me han contestado al email que les mandé. Aquí dejo parte del contenido.

...ya hemos transmitido a la gerente del restaurante de Zaragoza, para que investigue las circunstancias en las que se ha producido la situación que nos ha comentado...

6 comentarios:

Kela dijo...

Joder, ¿que pedisteis pues para que os "invitasen a abandonar el local"? ¿una ensalada para los tres? No he entrado a ese restaurante creo, pero si al otro que dices y esta muy bien. ¿Os cobraron el vino? Eso de la consumición mínima, puede ser que todo el mundo que entre, pida, pero no una cantidad mínima. Normalmente, los italianos son de plato cada dos personas. Se supone que puedes pedir sólo un plato, que no hace falta primero y segundo. ¿Y si la persona que va al restaurante come poco? Tratar así a los clientes, es tirar piedras contra su propio tejado. Todo se difunde.... Bsotes a los primos!!

carmncitta dijo...

me lo apunto para no ir. Como dice kela con esa actitud se tiran piedras a su tejado. Hay que ser tonto...

Charlie dijo...

Pues muy triste, ya se donde no ir a comer...
El italiano de detrás del Principal no es nada del otro mundo, pero por lo menos te atienden bien (va a parecer que tenemos acciones en el restaurante ese... jeje) Por cierto, es en éste en donde hace ya muchos años vimos comiendo una vez al "Mono" Burgos, y le pedí un autógrafo en plena cena, y con la mejor de sus sonrisas me lo firmó sin que le importase que le interrumpiera su cena... a saber donde está el autógrafo en cuestión. jejeje...

Eva dijo...

la cena en cuestion donde le pediste un autografo al mono burgos fue en un italiano que esta en un bocacalle de la plaza de los sitios..la calle unceta???no stoy segura de la calle pero si k estabais conmigo!!jaja

Charlie dijo...

Am... pues vaya memoria que tengo... Tanto restaurante italiano que a uno ya le parecen todos iguales... XD

Kela dijo...

Yo también corroboro que se levantó (aunque al principio le daba algo de vergüenza acercarse) y fue allí a ver si el buen hombre le firmaba mientras cenaba... y el otro, un firmote que le echó tan contento! Fue en il pastificio creo q se llama, en la plaza de los sitios.(q también se come bien)